SOBRE DOLOR EN PECHO

SUGERENCIAS “AMAMANTAR” SOBRE DOLOR DURANTE LA LACTANCIA

1) En el pecho de una madre que amamanta, el dolor puede indicar problemas que pueden ser superficiales o internos. En la mayor parte de las ocasiones se deben a dificultades en la succión del bebé, lo que puede provocar lesiones y dolor a corto plazo y , más adelante, debido a un reiterado mal vaciamiento de la leche del pecho, obstrucciones y mastitis.Cuando además de dolor en las tomas hay enrojecimiento y/o lesiones (fisuras, grietas, erupción…) en los pezones y areola mamaria, puede tratarse de “una infección de pezones”. La causa de la infección suele desencadenarla un intenso rozamiento que el bebé haga con sus labios y/o encías y la contaminación de estas lesiones puede proceder de prácticamente cualquier fuente en el entorno cercano de la mujer (su propia piel o de la boca y manos del niño o cualquier otro elemento del ambiente que la rodea). En estos casos, conviene utilizar una pomada antibacteriana convencional (tipo plasimine o fucidine) y aplicarla con frecuencia tras las tomas o extracciones, retirando los restos suavemente y sin necesidad de lavar los pezones, antes de las mamas o extracciones y, conforme mejoren los síntomas, se disminuye la frecuencia. Mientras se curan se puede probar con pezoneras adecuadas (tipo contact de diferente tamaño, como Medela o Avent tienen), escudos aireadores que ayuden a proteger a los pezones del roce con la ropa o sustituyendo algunas o todas las tomas con extracciones de leche.

Si se quiere asegurar la causa microbiológica se puede recoger con un hisopo estéril una muestra. El hisopo se pasa por la superficie del pezón, especialmente por las zonas más afectadas, ejerciendo una ligera presión. Es conveniente recoger muestra de los dos pezones aunque aparentemente sólo esté afectado uno de ellos. Obviamente, es necesario un hisopo por cada pezón (nunca utilizar el mismo hisopo para los dos pezones). También es recomendable que el hisopo se emplee en seco, sin la ayuda de agua o una solución salina.

2) En el caso de dolor dentro del pecho, durante o entre tomas, o procesos de inflamación más allá del proceso de subida de la leche a las 48 h-72 h de nacer el bebé, debemos descartar estar ante una mastitis intramamaria. A veces hay síntomas de fiebre, malestar general (como una gripe), y enrojecimiento de alguna parte del pecho; éstos últimos síntomas, son ya una confirmación de que el proceso necesita de una intervención rápida para evitar complicaciones, como los abscesos mamarios.

Los microorganismos que causan las mastitis suelen proceder del las mucosas internas de la propia madre y llegan a la glándula mamaria a través de la circulación general. Si la flora normal de la leche materna está alterada por enfermedad y/o existe cualquier otro factor que altere una buena extracción de la leche del pecho, estos microorganismos predominan sobre los demás y pueden causar dolor e inflamación entre tomas. RECOMENDACIONES:

1) Acudir a la matrona, enfermera de pediatría o médico/a de familia para que nos faciliten tomar muestras de leche de ambos pechos, aunque solo uno esté afectado de dolor o/e inflamación entre tomas para hacer un diagnóstico microbiológico preciso lo más precozmente posible, lo cual nos ayudará a establecer el mejor tratamiento antibiótico y la duración del mismo, en base a los resultados del tipo y nº.

Para la obtención de muestras, lo ideal sería recoger la muestra a primera hora de la mañana (antes de una toma) o, si no es posible, tras cualquier periodo más o menos prolongado desde la última toma (y siempre antes de la siguiente). La muestra se puede recoger mediante expresión manual, previo lavado vigoroso de las manos y uñas con agua templada/caliente y jabón y secado con una toalla limpia o con una toallita de un solo uso, en envases estériles y separados de cada pecho. Es mejor usar tubos estériles que vasos estériles de recogida porque son más herméticos para el traslado de la leche, de la que solo se precisan 2-3 cc. Mientras se trasladan a un laboratorio para su análisis se conservarán en frío, esta situación de conservación es segura durante 48 horas, por lo que si hay mujeres que les ocurran estos problemas de fin de semana pueden recoger la muestra y llevarla después.

El resultado a veces desconcierta a las mujeres y profesionales que les atienden, ya que se está poco habituado a la interpretación de dichos análisis de la leche materna, aunque en los últimos años hay un creciente estudio sobre la misma.

Los microorganismos que, con diferencia, se aíslan con mayor frecuencia en los distintos procesos infecciosos que afectan a las mamas pertenecen al género Staphylococcus. Se suele considerar a S. aureus como la especie más representativa en estos procesos, al menos, la más vinculada a resistencias a antibióticos convencionales y ,por tanto, su potencial riesgo de causar complicaciones como abscesos mamarios; aunque ese parece ser el caso, no hay que subestimar la importancia de otras especies y, muy particularmente, S. epidermidis. Durante años considerada como flora habitual y ahora se conoce su presencia en múltiples infecciones humana. El segundo grupo bacteriano en orden de frecuencia está constituido por diversas especies del género Streptococcus. Menos frecuentes son los casos atribuidos a especies de la Familia Enterobacteriaceae, como Escherichia coli , y, más raramente, los asociados a Micobacterias.

Conviene señalar que existe la creencia común de que ciertas levaduras, como Candida albicans, están frecuentemente implicadas en este tipo de problemas. En realidad las levaduras son una causa excepcional de infección de pezones al contrario de lo que sucede en infecciones orales en niños o en infecciones vaginales.

Las madres y profesionales que las atienden pueden estar tranquilos respecto a la repercusión en el bebé. Ni los tratamientos que se emplean, ni la mayor parte de los agentes que causan infecciones de pezones o mastitis infecciosas, suelen ejercer un efecto negativo en los lactantes (ocasionalmente, algún sarpullido en genitales o aspecto blanquecino de la lengua).

2) Buscar ayuda médica para iniciar tratamiento inmediato a la toma de muestras con antibióticos y antiinflamatorios, si el dolor con enrojecimiento o inflamación lleva más de 48 horas de evolución.

Tratamiento de elección: Amoxicilina+Clavulánico (1g-2 gr c/12 h) Sulfamidas (trimetroprim-sulfametoxazol 160/800mg c/12 h) y/o Ciprofloxacino( 750 mg/12 h), por su gran actividad frente a los gérmenes comúnmente encontrados. Existe miedo en dar este último antibiótico a madres lactantes porque históricamente se ha prohibido el uso de ciprofloxacino en niños al detectar que en animales jóvenes se adhería al cartílago de crecimiento de forma irreversible, pero actualmente existe una amplia experiencia en niños humanos por lo que actualmente se ha comenzado a utilizar incluso en bebés prematuros aunque no se recomiende su uso generalizado. A todo esto hay que añadir que la cantidad que pasa a leche materna es pequeña y que el ciprofloxacino ve muy disminuida su absorción en presencia de calcio (no se recomienda tomarlo con leche). Las sulfamidas requieren no exponerse al sol mientras se toman para evitar reacciones cutáneas.

¿Cúanto tiempo? En teoría, entre 10-14 días, pero siempre con los cultivos podremos evaluar el tratamiento y la duración.

Respecto a los antiinflamatorios, se pueden alternar de diferente tipo si hay un componente muy grande de dolor e inflamación, Ibuprofeno o similar c/12 h y Nolotil (metamizol) c/12; si estos síntomas son menores, se puede usar solo ibuprofeno o similar c/8-12 h.

Si la evolución tras la instauración del tratamiento farmacológico no es buena, hay que buscar ayuda más especializada en ginecólogos con experiencia en estos procesos y que puedan hacer ecografías u otras pruebas necesarias del pecho, además de buscar quien valore exhaustivamente si la succión del bebé no es adecuada para un buen vaciamiento del pecho.

3) Con el objetivo de mejorar el buen y frecuente vaciamiento del pecho, Amamantar dispone de madres con experiencia y formación para valorar la succión de los bebés lactantes, además de poder derivar a profesionales sanitarios conocidos y con amplia experiencia cuando constatemos que existen dichas dificultades. También disponemos de herramientas que pueden facilitar la lactancia y la extracción de leche mientras se den estos procesos, como pezoneras de diferentes tallas, extractores dobles y potentes, con embudos de diferentes tallas para adaptarse al diferente tipo de pechos y poder extraer cómoda y eficazmente la leche mientras se precise.

4) Está desaconsejado el destete abrupto, ya sea con fármacos inhibidores, como Dostinex, o con el cese de las tomas o extracciones, ni el vendaje de los pechos para reducir la inflamación, al menos, en los primeros días de un proceso de mastitis, para evitar complicaciones como abscesos. En el caso de optar por abandonar la lactancia es mejor iniciar un proceso de destete lento pasados esos primeros días, con extracciones o tomas cada vez menos frecuentes. Puede esperarse unos 7 días de acción de la antibioterapia, mantenerla si se precisa y suspender una toma cada 48 h.

5) En caso de que tras unos días de dolor o inflamación y tras una aparente mejoría aparezca algún bulto de aspecto pálido o grisáceo que al tocarlo se mueve, es probable que se trate de un absceso que precisa ser drenado por un/a médico/a especialista. En la actualidad se considera que la punción con aguja, guiada por ecografía, es más adecuada para la evacuación y evita más complicaciones que hacerlo quirúrgicamente y poner drenajes.

En cuanto a los principios activos compatibles con la lactancia, resulta particularmente útil la página web creada por el Servicio de Pediatría del Hospital Marina Alta (Denia, Alicante): www.e-lactancia.org

La información que avala estas recomendaciones hemos tratado de que sea actualizada y rigurosamente científica. Marzo 2015

Anuncios

2 pensamientos en “SOBRE DOLOR EN PECHO

  1. Elsa

    Hola,
    Me han diagnosticado una mastitis y aunque intento todo el tiempo poner a mi niña a mamar de ese pecho ella no quiere comer de él. Me intento sacar la leche yo, pero no se si lo hago bien.
    Llevo menos de 24 horas de tratamiento y 2 días desde que empezaron los síntomas. Al tocar él pecho noto una pequeña bolita cerca del pezón, pero poemas que masajeo o saco leche no se quita..
    Además de seguir con él tratamiento me podéis dar alguna recomendación para que la niña mame de ese pecho con “normalidad”?? Es que me da la sensación de que incluso tiene menos leche que antes de ayer….
    Gracias,
    Elsa

    Me gusta

    Responder
    1. amamantarasturias Autor de la entrada

      Hola Elsa.
      Esta página la actualizamos muy de vez en cuando, con lo que no hemos recibido tu mensaje hasta ahora. Si aun no has logrado ponerte en contacto con la asociación lo mejor es que nos llames al teléfono que aparece en “¿Dónde encontrarnos?”
      Esperamos que todo saliera bien.

      Me gusta

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s